Siento todo este tiempo sin escribir, he estado ocupado con temas de la universidad hasta este dia. Pero bueno, intenté despedirme durante un tiempo con una entrada especial como la de Vodafone.

Aunque no haya publicado nada desde entonces, tengo en mente varias entradas, así que volver a estar asiduo (o eso espero).

Empezaré la entrada lanzando una pregunta. ¿Estamos preparados para perder nuestro smartphone? Todos sabemos que la respuesta es no. En ese caso la mayoria de la gente perdería desde contactos hasta fotos. Pero vamos a intentar que este no sea nuestro caso.

Paso 1: la nube puede ser nuestra amiga.

Desde hace tiempo, he dejado de agregar contactos al móvil de forma tradicional, es decir, desde el propio teléfono añadir el contacto. Desde ahora, uso mi cuenta de GMail para agregar ahí a los contactos y posteriormente, actualizar los de mi teléfono teniéndolo sincronizado a dicha cuenta.

Ventajas:
Como principal ventaja, está si perdemos el teléfono, los contactos los seguimos teniendo en nuestra cuenta. Igualmente añado, que podemos añadir contactos desde el teléfono a la cuenta de GMail.
Control de tus contactos desde el ordenador, clasificación, puedes ponerles imágenes, y todo lo que puedes hacer desde tu teléfono, pero más cómodo incluso.

Paso 2: copia de seguridad de todos nuestros archivos

El objetivo original de esta entrada era mayormente este paso, ya que era el entretenido realmente, pero ya que estoy, he añadido el paso anterior ya que también me parece interesante.

Lo primero que haremos será bajarnos una aplicación para Android (gratuita): FTPDroid (también existe la versión de pago).

Esta aplicación nos permitirá convertir nuestro teléfono en un servidor FTP en donde nos conectaremos desde el ordenador y haremos copias de seguridad. Si, para hacer copias de seguridad solo necesitamos un cable y copiar-pegar, pero eso no es entretenido, se busca una manera más entretenida.

Configuración:


Añadimos un usuario y contraseña, y por defecto, la ruta en la cual accederemos será la de la tarjeta. Podriamos hacer una copia de seguridad de todo el teléfono, pero a mi personalmente me interesa la tarjeta, ya que es ahí en donde solemos meter canciones, recibir archivos, guardar ficheros, fotografias, grabaciones, etc. En este ultimo caso, cambiariamos la ruta que está, por / aunque algunos archivos no nos dejan copiarlos (supongo que teniendo el teléfono rooteado si que te dejará).

En la parte de opciones, desactivamos “Enable anonymous” para que solamente podamos acceder al teléfono a través del nombre de usuario y contraseña previamente establecido (por si acaso).

Una vez configurado esto, ya podemos acceder a nuestro teléfono desde el navegador. Si la IP local de nuestro teléfono fuese 192.168.1.100, accederiamos de la siguiente manera: ftp://192.168.1.100:2121

Comando lft
Ahora, desde la consola realizaremos la copia de ficheros, pero en lugar de usar el comando ftp como todos hemos pensado, usaremos lftp.

A diferencia de ftp, lftp permite realizar algunas más cosas, pero nos centraremos en una sola, y es en la función “mirror”.

Usaremos esta función para hacer copia de seguridad de nuestra tarjeta. Desde la consola, nos situamos en la carpeta en donde queremos llevar la copia de seguridad y seguimos los siguientes pasos:

sftp 192.168.1.100 -p 2121

Tras conectarnos establecemos el nombre de usuario y contraseña

user Usuario Contraseña

Usamos la función mirror, estableciendo que queremos copiar desde la ruta / (Nota: se copia recursivamente por defecto) (Nota 2: recordemos que / equivale a /mnt/sdcard ya que es lo que hemos configurado en nuestro teléfono).

mirror /

Este proceso nos puede llevar largos minutos, dependiendo de lo que tengamos en el teléfono claro. Ahora viene lo realmente beneficioso e interesante. Al cabo del tiempo habremos sacado nuevas fotos y tendremos nuevos archivos. ¿Tendremos que copiarlos todos de nuevo? No. ¿Hay alguna función que nos permita copiar solo los nuevos? En efecto. Además, esto también nos es útil por si hemos tenido algún problema al hacer la primera copia, como una desconexión a internet o algo.

mirror / -n

Nos queda hacer un último paso. Al realizar esto, igual tenemos problemas con los permisos. Yo mismo he tenido problemas haciéndolo en Windows, ya que no me dejaba accceder a nada de lo que habia copiado.

Para ello, realizamos un cambio de permisos. Si no nos queremo complicar y estamos en Windows, nos vamos a la carpeta donde hemos hecho la copia y hacemos un chmod recursivo:

chmod -R 777 /

Algo más acerca de LFTP

Dentro de las opciones que nos ofrece el comando mirror, podemos hacer un reverse mirror, que viene siendo lo mismo pero al revés, es decir, en vez de bajarnos del servidor un arbol con sus descendientes, lo subimos.

mirror / -R

En general, lftp es más potente que ftp. Una diferencia con respecto el comando ftp es que con lftp podemos combinar comandos locales de la consola y comandos propios de lftp. Por ejemplo, desde una sola línea podriamos comprimir el directorio actual (local), subirlo al servidor, y luego borrarlo del directorio local:

!(tar -cvvf target.tar * && gzip target.tar) && put target.tar.gz && !(rm target.tar.gz)

Como podemos ver, el símbolo de exclamación nos permite ejecutar en el sitio local.
Otra diferencia es que con lftp podemos trabajar fácilmente con el grep. Imaginemos que queremos todos los ficheros que no sean carpetas de nuestr servidor:

ls | grep '^[^d]'

lftp además de soportar transferencias ftp como hemos estado viendo, también soporta http y sus respectivas versiones encriptadas (ftps y https).

Por último, también interesante, es que lftp puede ejecutar scripts mediante el comando -f de la siguiente manera. Suponiendo que tenemos un archivo llamado script con el siguiente contenido:

connect 192.168.1.100 -p 2121
user Usuario Contraseña
ls

Al ejecutar lftp -f script se ejecuta todo el contenido del script, nos devuelve el ls del directorio remoto y volvemos a tener la consola operativa.

Un saludo, lipman